SAP Treasury Risk Management y las novedades de IFRS9

Por Teresa Alcaide, Senior Consultant en CONVISTA Consulting Spain

La contabilidad de las inversiones financieras se ha visto revolucionada en los últimos años en cuanto a normativa internacional se refiere. En 2019 todas las empresas que presentan su contabilidad bajo la normativa contable internacional (IFRS), excepto aquellas del sector seguros, tuvieron que cambiar de la norma IAS39 a la nueva norma IFRS9.

Las novedades de IFRS se pueden clasificar en tres grupos o fases:

  1. Clasificación y Valoración: Nueva clasificación de las inversiones basada en el modelo de negocio y características del activo.
  2. Deterioro: El concepto de pérdidas esperadas por crédito (ECL) sustituye al de pérdidas incurridas.
  3. Cobertura Contable: Cobertura contable y gestión del riesgo y nuevo concepto de Macro Cobertura.

Para dar solución a parte de la nueva normativa, SAP ha creado una extensión del módulo de TRM “TRM: Impairment Accounting Extension for Expected Losses”.

En este artículo centraremos la atención en los cambios relativos a la fase 1 y la fase 2.

Fase 1: Clasificación y valoración

Las novedades en cuanto a clasificación y valoración radican principalmente en dos nuevos conceptos:

1. Modelo de negocio

Existen tres modelos de negocio según los objetivos subyacentes:

  • Mantener los activos financieros para obtener los flujos de efectivo contractuales.
  • Modelo de negocio cuyo objetivo se logra obteniendo flujos de efectivo contractuales y vendiendo activos financieros.
  • Categoría residual, no cumple ni el punto a, ni el b.

2. Características de los flujos de efectivo contractuales del activo financiero

En este aspecto los activos que se quieran contabilizar al coste o con cambios en otro resultado integral deberán demostrar que las condiciones contractuales del activo financiero dan lugar, en fechas específicas, a flujos de efectivo que son únicamente pagos del principal e intereses sobre el importe del principal pendiente. Este es el llamado test SPPI (Solely Payments of Principal and Interest).

Sin perjuicio a lo explicado en los puntos a y b anteriores una entidad puede, en el momento del reconocimiento inicial, designar un activo financiero de forma irrevocable como medido al valor razonable con cambios en resultados si haciéndolo elimina o reduce significativamente una incongruencia de medición o reconocimiento (algunas veces denominada “asimetría contable”) que surgiría en otro caso de la medición de los activos o pasivos o del reconocimiento de las ganancias y pérdidas de los mismos sobre bases diferentes.

Una vez definidos estos conceptos del árbol de decisión para poder determinar cómo se contabiliza un activo financiero se puede tener en cuenta el siguiente árbol de decisión:

FVOCI: Valor Razonable con cambio en otro resultado integral FVPL: Valor Razonable con cambio en la cuenta de resulatdos

FVOCI: Valor Razonable con cambio en otro resultado integral.
FVPL: Valor Razonable con cambio en la cuenta de resultados.

En relación con este aspecto SAP FAM ha incluido en los datos maestros de los títulos de valores la posibilidad de incluir el resultado de SPPI y en la extensión ha incluido una tabla para relacionar la cuenta de valores y/o portafolio con el modelo de negocio.

Fase 2: Provisión. De la perdida incurrida a la perdida esperada

Esta fase de la normativa aplica a aquellos títulos que se midan a coste amortizado o a valor razonable con cambios en otro resultado integral.

A. Contabilización de la pérdida esperada

En relación con esta fase de la nueva norma SAP incluye dos posibilidades en la extensión.

a. Cálculo de las perdidas crediticias con SAP

El sistema ha incorporado la función del cálculo de la pérdida esperada.

Pérdida esperada = PD x LGD x Exposición

PD: La probabilidad de un incumplimiento en un horizonte temporal específico. Es una estimación porcentual de la incapacidad del prestatario para desembolsar los flujos de efectivo contractuales pendientes.

LGD: La pérdida en caso de incumplimiento del prestatario. Se basa en la tasa de recuperación esperada (recovery rate RR) y se expresa como un porcentaje de la exposición (RR = 40%  LGD = 1 – RR = 60%).

En este caso se deberá informar de la PD y de la LGD con un cálculo externo.

b. Cálculo de las perdidas crediticias en un sistema externo

En el caso de que las pérdidas crediticias se calculen en una herramienta externa, el resultado de cálculo se podrá informar directamente para que se tengan en cuenta a la hora de contabilizar la valoración del título.

B. Cambio de Etapa

Según la norma IFRS9 el cambio de cálculo del ECL de 12 meses al cálculo del ECL de toda la vida del título (cambio de Etapas) se hará cuando el cambio en la calidad crediticia sea elevado y siempre y cuando esa calidad crediticia sea baja, sin menospreciar otras evidencias de posible impago del título.

El deterioro significativo del riesgo de crédito es un concepto amplio que debe definirse por las compañías y puede incluir el rating, la valoración y los criterios subjetivos.

Con la extensión de SAP existe un elemento más en la información de las posiciones: la etapa en la cual se encuentra la posición.

La extensión incluye una transacción para poder gestionar el cambio de etapa en el caso de necesitarlo. De tal manera que, las cuentas en las que se contabiliza un título en etapa 1, puedan diferir de las cuentas de un título que esté en etapa 2 de manera automática.

Gestión de Posiciones

De acuerdo con los principios aplicables a la evolución de la calidad crediticia si un título se compra con un nivel de riesgo crediticio bajo y posteriormente se realiza una segunda compra con un riesgo crediticio alto estas posiciones se deberían contabilizar de manera independiente.

Existen diferentes posibilidades para la gestión de las posiciones teniendo en cuenta las premisas anteriormente descritas:

  1. Contabilidad por lotes (1 compra = 1 posición) Fifo / Lifo / HiFo / LowFo / Stock Picking, ….
  2. Compras agrupadas por misma o similar calidad crediticia.
  3. Programas a medida para mantener coste medio.

Experiencia CONVISTA

Concluyendo, la norma es amplia y tiene distintos enfoques posibles, empezando por aquellos títulos cuyo test de SPPI es incierto y requiere de un criterio experto para terminar de valorar si lo pasa o no lo pasa. Los criterios que se establezcan para determinar cuándo ha bajado significativamente su calidad crediticia y terminando con el criterio de gestión de posiciones que quiera seguir la empresa.

Los dos primeros conceptos, test SPPI y decisión de cambio de etapa de provisión, al poder tener un componente subjetivo, son inputs para SAP, pero la gestión de esta información y su contabilización en el sistema con la extensión “Impairment Accounting Extension for Expected Losses” está plenamente abordada.

ConVistaSAP Treasury Risk Management y las novedades de IFRS9

Related Posts